viernes, 8 de julio de 2016

Recordé...

escribí objetivamente -con pasión y frialdad- procurando que ni la emoción ni el alarde estético velasen la transparencia.; el todo debía resultar deslumbradoramente claro, la idea, precisa, desnuda. ni una elipsis, ni una sinestesia, ni una metáfora: la realidad frente a un espejo, despojada de adornos. ¿o acaso no hay belleza en lo diáfano, y profundidad en la pureza?
después leí la obra: no entendí ni una palabra; parecía –aunque yo sabía que no- escrita en una lengua extinta.!!! me pasa siempre,me pasa siempre!...les pasa?

lidia-la escriba      imagen prestada siempre
  
                                                                                                                                                              

No hay comentarios.: