jueves, 9 de junio de 2016

Uno se pregunta

"llana como un espejo, inmóvil, transparente hasta en sus oscuras profundidades.” Iván Turgueniev
Uno no se pregunta
algo que no sepa,
que secretamente ya no le haya
sido revelado.
¿No sucede también así
con el olvido?
¿Enterrar un tesoro
y apresurarse a 

destruir el mapa
o el criptograma
que pudo 

devolvérselo?
Me recuerda 
la historia 
del
hombre de la 
máscara de hierro,
algo queda eternamente 

clausurado
guardado 

de todo y de todos,
incluido él mismo.

Se asegura 
de cubrir las claves
como si la amnesia
no fuera tan sólo 

una estrategia
y honestamente ignorase
lo que sabe que sabe.

lidia-la escriba     imagen prestada siempre/después de haberlo leído!

No hay comentarios.: