jueves, 9 de julio de 2015

Quien me trajo

este momento,
realmente
personal,
privado,
absoluto,
de los días 
pasados

en silencio;
quien me trajo
apenas
desperté,
ese dolor
tan parecido 
a la angustia
mas tremenda,
donde anida 
el hombre,
concebido,
que trata de
disipar,
llenándolo
de ruidos,
quien me trajo,
la disciplina necesaria,
para subir a lo
alto de la vida
y al tiempo
bajar 
a lo mas profundo
de la misma,
quien me trajo,
quien
la historia
ya presente,
absurda,o
muy lejana
de la niñez,
en el momento
álgido
de la nada,
quien me trajo,
quien
es el responsable
vivo,
de lo que soy
en el hoy,
de lo que fui
de lo que ya
no podré ser,
quien
me trajo,
hasta la más pulcra
decisión
de escribirme,
de mostrarme,
de acceder,
de acoplarme,
de gritar,
de ser violenta,
acurrucada
en una taza 
de café,
de un soleado
y solitario bar,
en una especie
de tarde mayúscula,
donde solo
apreté entre
mis manos,
mi cabeza
y lloré?
quien me trajo,
quien...
lidia-la escriba       imagen prestada siempre                  

No hay comentarios.: