sábado, 18 de abril de 2015

Historias debidas aún

cocino pensando
en mi marido,
ando entre los trastos
pensando en mi marido;
mi marido,no vuelve,
porque está entre
rejas,
de la cárcel que queda
entre el 
patio y la villa;
siento crecer
entre el vientre
y mi sexo,
una bola grandota,
que tendrá una boca,
y me mirará
despacio,
como Julián esa noche;
a Julián,mi marido,
no lo puedo ya ver,
porque fue
condenado
a morir por no hablar,
pero queda
la casa,
y la bola grandota
y la ropa
y la noche
y mañana
quizás.
lidia-la escriba imagen prestada siempre
                                                              
                                                                                                                                              

No hay comentarios.: