lunes, 14 de abril de 2014

Profecías

había una vez
un pueblo,
una calle,
una casa,
había una vez,
y un día
llegó 
la droga,
para quedarse,
en la ciudad,
en la calle,
en la casa,
un niño
se la probó,
otro, que no,
y el que no
cantó,cantó,
a pleno pulmón,
y un sicario
lo mató,
por cinco mangos,
lo enterró,
había una vez un pueblo,
una calle,
una casa,
hoy invadida
de ratas
vendiendo droga
barata!;
dónde fuiste
profecías,
que hablaban
de un mejor
día?!;
hay niños muertos
por droga,
y sicarios
de la droga!
lidia- la escriba    imagen prestada              

1 comentario:

RosaMaría dijo...

Duro, real y muy buen alegato contra el mal que azota al mundo. Peor que el Sida, peor que el cancer, en realidad triste.
Saludos cariñosos