miércoles, 1 de enero de 2014

No preguntes jamás,lo que no querrás saber

no es un principio,
no es siquiera
un poema, solo es
una respuesta para mí,
saldada,
en el oscuro viento
de la vida;
no te hagas cargo,
de lo que no puedas
soportar, nunca,
siempre va mas allá
de todas las palabras,
y es inútil;
pasó lo que debía pasar,
la historia decadente
de personas oscuras,
como el viento, mencionado;
seré la ultima, persona
en esta humilde morada,
que tenga memoria?
y no ser tentada
por lo que escucho, leo y callo?
no me arrepiento,
casi nunca, de las
palabras,
con sustento
ni mucho menos censuro
a nadie, digan lo que digan,
en perezosos y oscuros
presagios, de vida,
algún día de éstos
llegaré a mi destino,
no importa cuál,
será mi destino...
y las agujas del soñar
no cuentan ya,
sólo soy un pedazo
de memoria colectiva,
amada, odiada, amablemente
considerada, y eso
es lo mínimo que pretendo de
usted, señor, señora,
respeto, por el viejo
dinosaurio vivo,
que aún puede contar
la historia,
la otra, la vivida!

lidia-la escriba            imagen prestada siempre

1 comentario:

jfbmurcia dijo...

Desde el primer verso sentí el compromiso de llegar al último.