Más » [lidia gaviña] [Ariel] [poppy] [Andy L.] [wwwmisteriosnumerotreze.blogspot.co

viernes, 6 de marzo de 2015

Políticas o contra políticas ¿una especie en extinción?



Uno de los errores mas graves de la política conservadora, de las llamadas  grandes democracias,-entre ellas todos cuantos  la hacen, cualquiera sea la denominación del partido- consiste en creer que puede permitirse el ser infiel a su máscara y el lujo, de una inequidad desvergonzada, sin que la Historia, en plazo mas o menos corto, le pida estrecha cuenta de su conducta. Confía demasiado, en sus recursos materiales-los que posee y los que procura agenciarse- y se entrega a la gran corriente de cinismo que invade el mundo, alardeando, como sus adversarios, de una actuación realista, y reconociendo, implícitamente, que una política cimentada en principios éticos sería una política de ilusiones. Las grandes democracias para quienes la guerra, es, lo indefectible, se preparan mal, para la guerra. Los hombres que las representan, descuidan, malgastan o anulan, anticipadamente su retórica- se entiende por retórica, el empleo de la palabra para convencer al prójimo y persuadirlo de las propias razones-, descuidan, digo, su retórica y la despojan de toda virtud, al ajustar su conducta, burdamente a normas dictadas por la  retórica del adversario.    La sociedad de las naciones , reciben alegatos repletos de dignidad y lógica, todo conducido, a probar, de un modo perfecto, la actuación hipócrita y perversa, de quienes, habiendo propuesto "la no intervención en países", ayudan a los adversarios, agresores,  intervencionistas y privan al agredido de su derecho INCONTESTABLE , el de procurarse, los medios para su defensa, y con sendos discursos-escritos de antemano-, en que ni se intenta una refutación, con dos piezas de vulgarísima oratoria diplomática, que, ni tan siquiera, pretende convencer a nadie.



¿Qué importan las razones ante los hechos de fuerza consumados  por la fuerza...?



No perdamos el tiempo. Porque no es éste el único hecho monstruoso, a que debamos dar, nuestra "aquiescencia". Mas , ahí queda, hincado en blanco, sin agotar su impulso, el discurso, de nuestros compatriotas, como flecha trémula y vibrante, para inquietud y escándalo, de las conciencias adormiladas; ahí, quedan también , las dos ineptas oraciones de sus colegas, para vergüenza , de sus pueblos respectivos y prueba la nociva inutilidad- casi todo lo inútil es nocivo- de una institución formada, para sustituir  la fuerza material por la JUSTICIA y ampare los derechos de los mas débiles, mira con indiferencia la ruina de éstos, cuando no contribuye a acelerarla.
lidia-la escriba /Primera parte de un ensayo,próximamente nueva entrega!

No hay comentarios.: