Más » [lidia gaviña] [Ariel] [poppy] [Andy L.] [wwwmisteriosnumerotreze.blogspot.co

viernes, 11 de enero de 2013

Una calle...



 Una calle y gente.
Cada noche se encienden silenciosos
Y se mueren, también, silenciosamente
En un camino
Que no es ruta, que no es nada,
Más que nada.
Detrás del vidrio
Pegado por la técnica
El aliento también se pega.
Una mano se desliza deliberadamente
Hacia abajo
Y allí encuentra en su paso
Una mujer, que tiene un nombre
Pero no se bien cual es ese nombre.
Me despedaza por dentro
Tanto ruido
Y este silencio de afuera
Es infinito. O tal vez finito.
Un rincón que se parece
Al mundo que miro
Y el cual me mira a mí,
Pequeño gusano que se enrosca
En la entraña de su sombra.
Rectángulos pelados
Que no miran
Porque no tienen que mirar.
Y mis ojos
No sirven nada más que para cantar.
Quiero un retazo,
Un alarido, una queja.
Dejando pasar el tiempo que termina.
lidia-la escriba    imagen de algun espacio              

5 comentarios:

Sonia dijo...

Esto sí que pega fuerte "Tanto ruido
Y este silencio de afuera
Es infinito", es cierto, hay días en que el mundo parece estar vacío. Saludos Lidia.

Carlos Galeon dijo...

Bella y poética descripción de una calle o de un algo imaginado que cobra vida en la mente de la poetisa, y que lo obliga a ser cada noche, con un ruido infinito o finito, gusano o rectángulo, pero que sirve para cantar mientras el tiempo pasa...
Me encanta tu poesía. Un abrazo.

HUMO dijo...

Ojos para cantar, que bella forma de decirlo!

Ya te sigo Lidia en tu nuevo proyecto. Me alegra!

cariños!

=) HUMO

La Gata Coqueta dijo...




¡Feliz fin de semana!

bajo la incipiente mirada

de la luna enamorada

de los riscos tornasolados de la alborada...

Atte.
María Del Carmen



Gilberto Cervantes dijo...

Me gusta ese misterio que respiran tus letras, ese encanto que obliga a seguirlas hasta el punto final.

Estos versos son tremendos!!

Te dejo un beso Lidia y se feliz!